SI, PUEDES DESARROLLAR TUS HABILIDADES DE INTELIGENCIA EMOCIONAL

¿Llevas tiempo escuchando conceptos como Inteligencia Emocional, Autoconocimiento, Gestión Emocional, Motivación, Empatía, Resiliencia…?

¿Te has leído ya algunos libros, asistido a alguna conferencia e incluso has realizado algún programa al respecto?

¿Sientes que nada o poco ha cambiado en ti, ni en tu manera de liderar?

¿Te sigue costando gestionar tus emociones, especialmente en situaciones estresantes?

¿Notas como no eres capaz de “frenarte” y a veces “estallas” ante una situación determinada?

¿Te cuesta estar motivad@, tener claro lo que quieres y “levantarte” después de cualquier infortunio, revés o fracaso?

¿Te gustaría liderar de una manera más efectiva, consciente y saludable?   

Para ello necesitas cambiar ciertos hábitos que tienes profundamente arraigados, necesitas hacer las cosas de otra manera, no tan solo entender que hay que hacerlas de otra manera, y ello necesita, como mínimo, de tres pasos: 

         1º. Darte cuenta de ello (ser Consciente)

         2º. Querer hacerlo (estar Motivado para ello) y, a partir de ahí 

         3º. Hacerlo (ir cambiando los Hábitos, poco a poco)

No hay texto alternativo para esta imagen

Y hacerlo (cambiar de hábitos), es posible, tan solo es cuestión de tiempo. Todas las habilidades relacionadas con la Inteligencia Emocional son entrenables, la Neurociencia nos lo ha enseñado. El secreto: la neuroplasticidad, esa capacidad que tiene nuestro cerebro para cambiar/adaptarse en función de lo que pensamos, prestamos atención y HACEMOS de manera constante. 

Dicho de una manera más clara: si quieress, por ejemplo, ser más empátic@, debererás practicar la empatía en tu día a día …y acabarás siéndolo, más empátic@.

Fácil de contar, pero, como todos sabemos, ¡no es fácil cambiar!

Pues ahí va un segundo “secreto”: para todo ello nos ayudará el Mindfulness o la capacidad para prestar atención a lo que (nos) está ocurriendo. Y, claro, necesitaremos entrenarnos para ello. O sea, será como ir al gimnasio y desarrollar músculo, en este caso el “músculo de la atención”.  La práctica del Mindfulness nos ayudará a focalizar la mente, a estar más atentos, a saber parar, en definitiva a desarrollar, como te decía,  el “músculo de la atención”  y “darnos cuenta”, ser cada vez más conscientes (es lo que tiene ir al gimnasio a entrenar, que da sus frutos 🙂 ) y hacer, si queremos (2º paso), las cosas de otra manera (3er paso); ya sea estar más focalizados/concentrados, parar antes de reaccionar compulsivamente, saber qué nos ocurre/qué sentimos, ser más empatic@s, más resilientes, o liderar más eficientemente.

En definitiva, la Neurociencia nos enseña que, entrenar la mente (adoptando procesos mentales de mindfulnes/atención plena) nos ayuda a desarrollar habilidades de Inteligencia Emocional, a adquirir nuevos hábitos. ¡No basta con leer un libro, o asistir a una conferencia! 

No hay texto alternativo para esta imagen

Y esto es lo que hace, entre otros, el Programa Search Inside Yourself (SIY). El programa de inteligencia Emocional basado en mindfulness y neurociencia desarrollado por Google y más solicitado por sus empleados. Un programa que te propone un reto de 28 días para que hagas posible el cambio de hábitos necesario. Ver aquí info sobre el programa SIY, que ya han realizado cientos de organizaciones y más de 100.000 personas de todo el mundo.